UN CAGANER PARA CAGARSE

Llegó la Navidad. Queríamos hacer una campaña que involucrase a todo el mundo, que sacase una sonrisa y hacer protagonista al usuario. Y el resultado: un filtro que te cagas.